lifting cervico-facial


Descubre la importancia del Lifting de cuello

 

shutterstock_232223989La piel del cuello es una gran delatora de la edad. Cuando una persona se somete a un lifting facial observa que la piel se muestra más tersa, joven y sin arrugas, pero al ver el cuello este nos contará la ¨verdad¨ ya que esta zona es una de las primeras en las que aparecen los signos de la edad. Afortunadamente este exceso de grasa y flacidez en la piel del cuello puede tratarse después de un lifting facial.

El Lifting facial es un procedimiento relativamente sencillo que permite eliminar la piel sobrante del cuello y así otorgarle a este un look más joven y fresco. En algunos casos, de necesitarlo, en el lifting se realiza también una liposucción que permita eliminar depósitos de grasa existentes en el cuello.

La mayoría de las personas que se someten a Lifting de cuello son mujeres entre los 60 y los 65 años, sin embargo hoy día se observa que existen mujeres entre los 40 y 45 años que se lo practican ya que buscan eliminar los primeros síntomas de envejecimiento en el cuello. Lo importante es entender que cada paciente único y sus necesidades diferentes, lo importante es que el procedimiento no solo resulte efectivo sino que ayude a mejorar el autoestima de la persona.


¡Siéntete fenomenal disfrutando de tu cuerpo!

¿Te entristece no lucir escote? ¿Acomplejada/o con tus orejas? ¿Cansada/o de unos brazos flácidos? ¿Harta/o de tu barriga? ¿Tu cuerpo te disgusta?

En este post te ayudamos a identificar qué tipo de cirugía necesitas según la parte de tu cuerpo que te gustaría modificar.

  • Cirugía de senos: unos pechos pequeños, grandes, asimétricos o caídos o unos pezones y unas aerolas grandes.
  • Abdominoplastia: un abdomen con grasa que no desaparece con dieta o ejercicio o un abdomen flácido por haber perdido mucho peso.
  • Liposucción: modelar tu cuerpo y librarte de la grasa acumulada en zonas concretas que no desaparece con una alimentación sana combinada con deporte.
  • Rinoplastia: una nariz grande, pequeña, con unas narinas grandes, una punta sin refinar y un ángulo entre la nariz y el labio superior que no te gusta.
  • Otoplastia: unas “orejas de soplillo”, pequeñas y sin arrugas naturales, con lóbulos grandes, estirados o con pliegues.
  • Blefaroplastia: unos párpados caídos o con bolsas, que deslucen y envejecen la expresión de tu rostro.
  • Mentoplastia: un mentón poco definido, excesivamente prominenete o asimétrico.
  • Lifting cervico-facial: arrugas en el rostro o en el cuello o aparición de papada que te dan una apariencia envejecida.

Con la cirugía estética di adiós a los complejos y empieza a disfrutar de tu cuerpo. Si te sientes identificado/a con alguna de estas preocupaciones, no lo dudes, ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con el especialista pertinente.