aumento de senos


Lo que NO debes hacer al elegir el tamaño de tu prótesis mamaria.

tetas_248903560Cuando se trata de una mamoplastia o cirugía de pechos de aumento, la pregunta más difícil a la que se enfrenta la paciente es: ¿De qué tamaños quieres los pechos?. Aunque al principio muchas mujeres parecen tenerlo claro, a medida que se van adentrando en el proceso se dan cuenta que no es tan sencillo como decir: ¨las quiero más grandes¨

Los errores más comunes para elegir el tamaño de la prótesis

-Un error muy común es la comparación, es decir, la paciente tiene como referencia a una mujer (un familiar, alguna celebridad…etc) y simplemente quieren que su pecho sea igual. Es muy importante que la paciente atienda y entienda su propia fisionomía y sea a partir de esta que tome decisiones.

-Que la talla del sujetador sea la referencia. Para algunas la talla del sujetador puede convertirse en una verdadera obsesión. Existen pacientes que tienen muy claro que quieren tal o cual talla de sujetador sin tener claro si esa talla realmente les favorece.

Complacer a los demás. Es normal que las pacientes recurran a la pareja, familiares y/o amigos para compartir su decisión de hacerse una mamoplastia, desafortunadamente muchas caen en el error de dejarse llevar por lo que los demás piensan que les quedará mejor y no por lo que ellas realmente quieren.

 

Consejos

Asegúrate de contar con el apoyo de un centro médico cuyos profesionales tengan experiencia y reconocimiento en su área.

-Ponte en manos de médicos cirujanos colegiados.

-Si por alguna razón no te gusta el trato personal con tu médico, descártalo. Es muy importante que te sientas cómoda con tú médico cirujano.

Déjate guiar por tu médico. Él, mejor que nadie, sabe lo que mejor o peor se adapta a tu fisionomía. Recuerda, es su trabajo.

Si quieres consultar con profesionales en la materia haz clic aquí, en Sants Institut estaremos encantados de ayudarte. Además puedes solicitar una primera visita gratuita para despejar todas las dudas que tengas y hacer todas las preguntas que quieras.


¿Soy muy joven para un aumento de pechos?

tetas

Cada vez más son más las mujeres que por una u otra razón se someten a una Mamoplastia o cirugía de senos. Bien sea por un tema estético, de salud, o de ambos; este tipo de procedimiento quirúrgico gana cada vez más adeptas.

Ahora bien, más allá del deseo de querer un aumento de mamas o cualquier otra corrección estética en los pechos, es muy importante tener bien claro si eres o no una candidata para la Mamoplastia. La edad es un factor muy importante a tomar en cuenta,  el aumento de pechos no debe practicarse hasta que la paciente haya completado su desarrollo mamario; pero no solo debemos enfocarnos en la madurez sexual de la paciente, sino también en su madurez emocional.

Hay mujeres que a los 17 años ya están completamente desarrolladas desde el punto de vista sexual, pero debemos contar también que deben ser emocionalmente maduras para entender los pros y contras de una cirugía de pechos. La mujer debe tener la capacidad de proyectarse en el futuro, esto le ayudará a entrar en el contexto necesario para saber si se trata de algo que quiere hacer por impulso/moda o porque realmente se ve a sí misma como una mujer con pechos más grandes de los que tiene.

Aunque en este post nos estamos refiriendo solo al aumento de pecho, existen muchas adolescentes cuyos grandes pechos pueden ser un factor disruptivo en su vida y desean hacerse una reducción de senos. En este caso la regla se mantiene, la paciente tiene que haber conseguido su madurez sexual para poder llevar a cabo esta cirugía estética.

Si quieres más información o deseas una primera cita gratuita para aclarar todas tus dudas, haz clic aquí. En Sants Institut estaremos encantados en ayudarte.


Colocar prótesis en la Mastopexia

 

Los pechos femeninos son una parte del cuerpo que además de su papel funcional, tienen una enorme importancia desde el punto de vista estético y emocional para la mujer. Sean como sean los pechos de una mujer: grandes, pequeños, altos, bajos, asimétricos..etc el paso del tiempo, la lactancia, el embarazo, el sobrepeso o la ley de gravedad terminará incidiendo sobre ellos y haciendo que pierdan su firmeza.  Para algunas mujeres esto no representa ningún problema, pero existe una gran mayoría que se ve afectada desde el punto de vista emocional al verse los pechos caídos.

Afortunadamente, para este último grupo de mujeres, existe una cirugía de senos llamada Mastopexia que consiste en elevar las mamas que se han caído y así recuperar su turgencia. Sin embargo, en algunos casos, no es suficiente con levantar las mama ya que se necesita rellenarla para poder darle forma y firmeza.

Las prótesis son las que permiten  agregar volumen en aquellas mamas que así lo requieran, bien sea porque un tema de asimetría o por que se necesita ¨rellenar¨ la mama para poder darle forma. En las cirugías de seno como la Mastopexia, las prótesis también ayudan a darle un aspecto más estético y atractivo a las mamas.


¡Arriba los pechos!

 

shutterstock_161056376Los pechos son el símbolo máximo de la feminidad. En ellos se puede reflejar la historia de su orgullosa portadora desde un punto de vista muy íntimo y personal; en ellos vemos como el paso del tiempo, y de algunos eventos, dejan su huella (literalmente)… Afortunadamente hoy en día contamos con los recursos y conocimientos médicos que nos permiten darle un refrescamiento para que nuestros caídos pechos retomen su firmeza y se rejuvenezcan.

 

¿Por qué tengo los pechos caídos?

Existen varias razones por los que los pechos de una mujer se caen. El embarazo, por ejemplo, es una de ellas. Muchas mujeres creen que la lactancia es la responsable de que los pechos se caigan. Sin embargo la razón por la cual los pechos tienden a caerse después del embarazo se debe a los cambios hormonales y de peso que sufre la mujer durante y después del embarazo. También la cantidad de embarazos influye en la pérdida de firmeza de los senos.

Otra de las causas es la pérdida de peso corporal. No estamos hablando de 4 o 6 kilos, sino de una persona cuya bajada de peso sea muy grande.

Y luego está la razón principal por la que las todas las mujeres tarde o temprano notarán sus pechos caídos, se llama: Ley de gravedad…y es que con el paso del tiempo esta ley cobra mucha fuerza. En otras palabras, el tiempo no perdona y lo más natural es que los pechos vayan perdiendo firmeza a medida que la persona va cumpliendo años.

 

¿Qué puedo hacer para levantar los pechos?

Existe un procedimiento quirúrgico llamado Mastopexia el cual permite elevar las mamas, lo que se traduce en el rejuvenecimiento de aquellos pechos que han perdido turgencia y firmeza.

La Mastopexia se lleva a cabo bien sea para levantar los pechos caídos o para reparar la asimetría, por tamaño o forma, ocasionada por malformaciones.

 

¿Se colocan prótesis con la Mastopexia?

El procedimiento básico de Mastopexia consiste en la elevación de la areola y el pezón para darle al pecho la forma y el volumen correcto. En ocasiones se usan prótesis para poder agregar volumen en aquellas mamas que así lo requieran, bien sea porque un tema de asimetría o por que se necesita ¨rellenar¨ la mama para poder darle forma.

También existen casos en los que la prótesis puede ayudar a darle un aspecto más estético y atractivo a las mamas. En algunas ocasiones se recomienda a la paciente el uso de prótesis para evitar futuras intervenciones, es decir, cuando se realiza una Mastopexia en una paciente que desearía tener un poco más de pecho o mejorar la forma de los mismos; se incluye la prótesis para cubrir esta necesidad y así la paciente no tenga que volver a pasar por quirófano para aumentar sus pechos.


¡Siéntete fenomenal disfrutando de tu cuerpo!

¿Te entristece no lucir escote? ¿Acomplejada/o con tus orejas? ¿Cansada/o de unos brazos flácidos? ¿Harta/o de tu barriga? ¿Tu cuerpo te disgusta?

En este post te ayudamos a identificar qué tipo de cirugía necesitas según la parte de tu cuerpo que te gustaría modificar.

  • Cirugía de senos: unos pechos pequeños, grandes, asimétricos o caídos o unos pezones y unas aerolas grandes.
  • Abdominoplastia: un abdomen con grasa que no desaparece con dieta o ejercicio o un abdomen flácido por haber perdido mucho peso.
  • Liposucción: modelar tu cuerpo y librarte de la grasa acumulada en zonas concretas que no desaparece con una alimentación sana combinada con deporte.
  • Rinoplastia: una nariz grande, pequeña, con unas narinas grandes, una punta sin refinar y un ángulo entre la nariz y el labio superior que no te gusta.
  • Otoplastia: unas “orejas de soplillo”, pequeñas y sin arrugas naturales, con lóbulos grandes, estirados o con pliegues.
  • Blefaroplastia: unos párpados caídos o con bolsas, que deslucen y envejecen la expresión de tu rostro.
  • Mentoplastia: un mentón poco definido, excesivamente prominenete o asimétrico.
  • Lifting cervico-facial: arrugas en el rostro o en el cuello o aparición de papada que te dan una apariencia envejecida.

Con la cirugía estética di adiós a los complejos y empieza a disfrutar de tu cuerpo. Si te sientes identificado/a con alguna de estas preocupaciones, no lo dudes, ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con el especialista pertinente.


El verano, el mejor momento para la cirugía

El resto del año estamos siempre ocupad@s; el trabajo, la rutina diaria y los escasos días de vacaciones hacen que en otras estaciones sea muy difícil encontrar el tiempo necesario para nosotr@s. En verano, sin embargo, podemos disfrutar de unos días de vacaciones y las rutinas laborales también se relajan echando mano, por ejemplo, de las jornadas intensivas.

Por todo esto, la estación actual es uno de los mejores momentos para detenernos y reflexionar sobre aquellas partes de nuestro cuerpo que queremos cambiar. Exceptuando los tratamientos que limitan la exposición posterior al sol, como los tratamientos de la piel, el resto de las cirugías son totalmente recomendables en la época estival.

Cirugía de mamas

Ya sea porque quieras realizar un aumento, una reducción o porque quierasredefinir su forma, el verano es una gran ocasión para realizar ese cambio tan deseado.

Cada año miles de mujeres recurren al aumento de mamas. La técnica es muy sencilla y se basa en la colocación de implantes por vía aerolar o axilar.

En Sants Institut encontrarás la atención personalizada que necesitas de la mano de un equipo de especialistas que cuidará al máximo todos los detalles para conseguir un resultado satisfactorio.

Liposucción

¿Quieres verte en la playa sin cartucheras? Aprovecha el verano para eliminar la grasa acumulada en aquellas zonas específicas del cuerpo como las caderas. Si quieres conseguir una figura estilizada y sin celulitis, la liposucción sigue siendo una de las cirugías más aconsejadas para este tipo de necesidades.

El método se basa en incisiones pequeñas para acceder a eliminar las células adiposas y se realiza mayoritariamente en áreas como las pantorrillas, las rodillas, los muslos, la barriga, los muslos y los brazos.

Abdominoplastia

Cuando llega el verano una de las cosas que más nos preocupan es cómo eliminar la barriguita. La abdominoplastia es una de las intervenciones más recomendables para deshacernos de los michelines. A través de esta intervención eliminaremos la grasa acumulada en el abdomen para conseguir un vientre plano.

Y no solo esto, el verano también es una época ideal para realizar otras intervenciones como la cirugía reparadora.

En muchas ocasiones, tras realizar una dieta, se acumula un exceso de piel en algunas zonas del cuerpo como las piernas o los brazos por lo que un lifting crural o braquial, hará que recuperes el aspecto normal de tus extremidades.

Sea cual sea tu caso, aprovecha los meses de la temporada estival para dedicarte unos días para ti mism@ y realizar la cirugía que tienes en mente.

Te ayudará para volver al trabajo no solamente relajad@ tras las vacaciones sino también satisfecha contigo mism@ con más seguridad y confianza.

Recuerda que podemos ayudarte a cumplir tu sueño. Ponte en contacto con nosotros haciendo clic aquí, escribiéndonos a info@santsinstitut.com o llamándonos al 93 409 02 43 (Barcelona) o al 96 321 11 31 (Valencia).