INJERTO CAPILAR


INJERTO CAPILAR

El injerto capilar es el procedimiento médico-estético ideal para aquellas personas que sufren alopecia o desean tener unas cejas más pobladas. El equipo de profesionales valora a cada paciente explicándole cual puede ser el resultado en función de su situación capilar.

EN QUÉ CONSISTE EL INJERTO CAPILAR

Un injerto capilar (wikipedia) es una microcirugía consistente en trasplantar cabello del propio paciente para repoblar zonas que presentan alopecia.

¿PARA QUIÉN ESTÁ INDICADO?

Es una cirugía médico-estética indicada para todas aquellas personas que deseen recuperar cabello o lucir unas cejas más pobladas.

La alopecia es un problema bastante común que puede deberse a múltiples causas como son la predisposición genética, los problemas hormonales o la toma de algunos fármacos. El pelo se debilita y se pierden más de 100 cabellos al día. Afecta a ambos sexos.

TÉCNICAS DE INJERTO CAPILAR

Existen diferentes técnicas para el injerto capilar:

  • Técnica FUE (Follicular Extraction Unit). Es la técnica más avanzada para tratar la alopecia en ambos sexos. Es un tratamiento mínimamente invasivo que consiste en la extracción de los folículos pilosos de manera individual y para implantarlos en la zona afectada. Está especialmente indicado en casos de alopecias menos avanzadas, para tapar cicatrices o para recuperar el pelo de las cejas, barba…, donde los resultados son realmente buenos.
  • Técnica FUSS o técnica de la tira. Es adecuada para tratar zonas alopécicas extensas. Se extrae una tira de 1-1,5 cms. de cuero cabelludo de la nuca procediendo a implantar las unidades foliculares obtenidas en la zona receptora.
  • Técnica DHI (implantación directa del cabello) – Esta innovadora técnica consiste en una implantación directa del cabello. Con DHI, los folículos pilosos se implantan uno a uno directamente en el área de trasplante en una dirección, ángulo y profundidad específicos usando una herramienta especial de implante DHI, proporcionando resultados 100% naturales y máxima viabilidad. Al no ser preciso el uso del bisturí, pues no se requieren agujeros de incisión, se consigue que el cabello existente no se daña y que el área de trasplante sangre menos, cicatrizando más rápido sin dejar huella.

El profesional médico-estético decide cual es la técnica más adecuada o incluso la combinación de técnicas FUE/DHI. El equipo de especialistas valora la zona donante y en función de factores como la densidad capilar, la superficie y la elasticidad de la piel, se determina la cantidad de unidades foliculares a extraer.

¿CUÁL SERÁ EL RESULTADO?

Al ser el paciente el propio donante no existe riesgo de rechazo ya que el organismo reconoce el injerto como propio.

Tras la intervención se forman unas pequeñas costras que irán cayendo con el paso de los días. Es importante observar una serie de precauciones que serán indicadas por el médico.

El pelo injertado no se pierde debido a las características de la zona donante, habitualmente la nuca o área posterior de la cabeza, ya que el cabello trasplantado conserva la genética de las unidades foliculares propias de la misma.

El cabello irá creciendo y al cabo de unos doce meses se obtiene el resultado definitivo.

Nuestras tarifas incluyen visitas de control y una o más sesiones de PRP (plasma rico en plaquetas) y de fototerapia que te garantizan un óptimo resultado.

Consúltanos y obtén una valoración previa gratuita y sin compromiso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *