Cirugía reparadora


Sí, ¡los hombres también se operan el abdomen!


Cuando el objetivo es perder peso y se consigue, podría parecer que ya no hay nada más que hacer que dar paso a la alegría. Pero no siempre es así.
En bastantes ocasiones se crea un exceso de piel sobre el estómago que sigue resistiéndose a ser eliminado, creando un complejo.

A pesar de que muchas personas tienden a pensar que la abdominoplastia es un procedimiento único para mujeres (sobre todo, después de haber pasado por algún parto), se trata, simplemente, de un prejuicio cognitivo. Nada más lejos de la verdad.

Las abdominoplastias en hombres son un éxito

El número de hombres que reciben cirugía plástica abdominal va en aumento desde hace una década aproximadamente. Multitud de hombres han optado ya por realizarse una cirugía de abdomen después de haber perdido grandes cantidades de peso; sobre todo, si lo han hecho sin mucha ayuda del ejercicio físico.

A medida que los hombres se han ido acostumbrando a participar en un sector que parecía, tradicionalmente, sólo para mujeres, también han ido aumentado las demandas de otros procedimientos estéticos sin necesidad de cirugía para reducir la grasa abdominal (como la Hidrolipoclasia).

¿Cuál es la principal ventaja de una Cirugía de Abdomen?

La principal característica es que se trata de una intervención muy eficaz a la hora de lograr el resultado deseado en el abdomen sin crear limitaciones. A la inmensa mayoría de pacientes masculinos que han acudido a Sants Institut con una gran acumulación de grasa localizada les hemos recomendado una abdominoplastia ya que se trata de una técnica excelente para conseguir eliminar grandes volúmenes.

¿Hay diferencia de sexo en una abdominoplastia?

El procedimiento a seguir (la cirugía) es esencialmente idéntico en hombres que en mujeres, y el tiempo de duración de ambas operaciones también es muy similar. La diferencia a tal desigualdad de participación se debe a que la mayoría de los hombres no necesitan tener una pared abdominal apretada; en cambio, para las mujeres es indispensable después del embarazo.

¡Animaos a solicitar información!

Os animamos a solicitar información detallada sobre vuestro caso (gratuitamente y sin compromiso).

Es un gran paso hacia la desestigmatización de algo que no depende del sexo con el que nacemos, sino de la persona íntegra que formamos.

¡Solicitad ya vuestra 1ª visita gratis con los mejores especialistas de Sants Institut!


¿Cómo valorar correctamente el coste de una cirugía?

Cuando se trata de cirugía plástica, las comparaciones, más que odiosas, pueden ser injustas y complicadas. Cada clínica o centro de cirugía estética tiene sus propios precios, dependiendo de circunstancias propias a cada empresa; pero, además, es muy importante y determinante cada caso en particular, cada persona.  

Si se realiza una búsqueda en Internet para poder elaborar una tabla con los diferentes presupuestos, debemos ser conscientes de la necesidad de una consulta personal, para determinar los costos reales y precisos asociados; teniendo en cuenta parámetros no previsibles para realizar un presupuesto previo, como son el cuerpo a intervenir y las metas estéticas a conseguir.  

Preguntas importantes en la primera visita: 

  • ¿Qué incluye el precio? 

A veces, los presupuestos no se realizan bajo el formato «todo incluido»; sino que, más bien, informan de un precio orientativo del procedimiento, y luego suman otros conceptos, como los honorarios asociados y los costos relacionados. Estos pueden incluir visitas adicionales a la clínica, honorarios del cirujano, honorarios del resto de personal sanitario, alquiler de salas de cirugía e, incluso, los implantes.  

El objetivo es obtener una lista, lo más detallada posible, con todos los costos para evitar sorpresas posteriores. En Sants Institut, en la 1ª visita (gratuita y sin compromiso alguno) el paciente sale con la suma total del tratamiento, contemplando todos los gastos que puedan ocasionarse. 

  • ¿Qué opciones de pago se ofrecen? 

Como sabemos, la mayoría de los procedimientos de cirugía plástica se consideran que son cirugías electivas y, por lo tanto, no tienen cobertura de la Seguridad Social. Para poder ofrecer un tratamiento al alcance de todos los bolsillos, muchos pacientes necesitan financiarlo y fraccionan los pagos a lo largo de varios meses. En Sants Institut siempre tienes la posibilidad de financiar todas las cirugías (Infórmate aquí) 

  • ¿Puedo esperar otros costos no contemplados? 

Desgraciadamente, la respuesta es sí. Hay costos adicionales que los pacientes a menudo pasan por alto cuando están elaborando un presupuesto para una cirugía plástica. Según cuando nos la realicemos, necesitaremos tomar días libres en el trabajo, para podernos recuperar.  ¿Cuántos días se necesitarán? Eso dependerá de muchísimos factores: del tipo de cirugía, de la evolución del paciente, de si necesitará de los servicios de un canguro, de si realizará un viaje para realizársela, etc. 

Qué respuestas se encuentran en Sants Institut 

Durante cualquier visita valorativa, nuestros especialistas intentarán dar respuesta a dudas como, por ejemplo, si existiese la posibilidad de combinar varios procedimientos en una sola operación. Es cierto que todos los centros tenemos presupuestos individuales, pero cabe advertir que tampoco debe ser el principal motivante para elegir a un cirujano u otro. 

La experiencia de cada cirujano plástico, el trato con el paciente o las fotos del antes y del después de los pacientes reales que pueda ofrecer, son testimonios cruciales de su capacidad profesional. En Sants Institut contamos con cirujanos expertos colegiados con amplia experiencia.  

¡Conoce al resto del equipo o solicita tu 1ª visita gratuita aquí! 

 


Las 7 causas más comunes para una Reducción de Senos

Que «los excesos son malos», es un argumento que se puede extrapolar a muchos ámbitos; y el de la estética, no iba a ser menos. La Reducción de Senos es una de las cirugías que podría encarnar la cita. Existe un gran número de mujeres que tienen una talla de pecho más grande de lo que quisieran tener, y presentan dolencias físicas además de posibles problemas psicológicos.

Las 7 causas más comunes para una Reducción de Senos

Las razones por las que muchas mujeres optan por someterse a una Reducción de Senos son múltiples. A continuación, os enumeramos las 7 más comunes:

 

  • Tener dificultades para realizar según qué prácticas.
  • Tener dolores en la espalda, los hombros y/o el cuello.
  • Tener los senos flácidos y/o caídos debido al volumen.
  • Tener los senos o los pezones asimétricos.
  • Promover una mala postura y/o chepa.
  • Tener los pezones estirados.
  • Tener unos Senos que dificulten la lactancia materna.

 

Principales beneficios de la Reducción de Senos

Los beneficios de esta cirugía no siempre son los mismos, puesto que, al venir motivados por diferentes causas, cada persona obtiene unas mejoras u otras. No obstante, cabe destacar que el principal beneficio que parecen tener en común todas las pacientes, tras la Reducción de Senos, es sentir que han sido liberadas de un gran peso, que les acarreaba dolor y malestar. Además, directa o indirectamente, todas las pacientes, después de ser operadas, refirman su autoestima: se sienten con mayor libertad de movimiento y que están más proporcionadas.

¿Qué esperar de una Reducción de Senos?  

Si deseamos tener un torso más equilibrado y dimensionado, este tipo de cirugía es la ideal. Podemos levantar y cambiar el tamaño de los Senos a una proporción mucho más equilibrada según el resto de las medidas corporales. En algunos casos de chicas con algo de sobrepeso, el hecho de reducir el tamaño de Senos ha acabado motivando a la paciente a bajar más rápido de peso.

No hay evidencia clínica de que la Reducción de Senos interfiera en la lactancia de los años posteriores; no obstante, pedir muchos más detalles al cirujano es una idea excelente, sobre todo si hemos padecido algún problema en el pasado.

¿Por qué es buena idea pedir una 1ª visita gratuita?

Una 1ª visita gratuita es una oportunidad estupenda para adquirir una mayor comprensión de lo que la cirugía puede (y no puede) hacer por cada uno. Para no perder la oportunidad, tan solo es necesario reservar una primera visita, ya sea escribiendo a info@santsinstitut.com o llamando al 93 409 02 43.

 


Las ventajas de la Cirugía en verano

shutterstock_174677285Normalmente, cuando planificamos acciones importantes, como la de someternos a tratamientos de Cirugía Estética, no tenemos en cuenta la época del año en la que nos encontramos. Más bien, partimos de otro tipo de razones, como las económicas o las relativas a la disponibilidad.

No obstante, no tener presente si es verano o si es primavera, en este sentido, no nos beneficia, dado que podemos estar perdiendo una serie de ventajas que, quizás, no habíamos contemplado.

¿Hay ventajas si nos operamos en vacaciones?

¡Muchísimas! Aprovechar las vacaciones de verano te otorga una mayor discreción con la operación, un valor muy buscado en operaciones estéticas. Hacer una Cirugía en mitad de marzo, por ejemplo, o cuando no tenemos vacaciones, nos obliga a varias cosas:

  • la necesidad de pedir la baja laboral;
  • estar más inquietos puesto que no disponemos de tiempo libre y es más fácil que se acumulen las obligaciones;
  • la evidencia de que nos hemos sometido a una Cirugía y, por lo tanto, la obligación de dar explicaciones (según a quien, obviamente);
  • limitarnos a levantar cierto tipo de peso o realizar algunos esfuerzos.

Pero, ¿qué ocurre con el sol?

Evidentemente, el sol es un tema muy importante, sobre todo, si nos exponemos a él sin la protección adecuada; pero esto nada tiene que ver con la Cirugía en concreto, sino que es a nivel general.

El truco está en evitarlo completamente durante las primeras semanas después de la Cirugía, con el fin de evitar que la herida o la cicatriz se expongan a quemaduras o inflamaciones. Es imprescindible tapar la zona intervenida, previamente untada con alguna protección solar de factor elevado y procurar no tomar el enérgico sol de la mañana. Así, además, estarás evitando que puedan quedar las marcas de las cicatrices.

Sigue el consejo de profesionales

En Sants Institut siempre, siempre, siempre damos todas las indicaciones a seguir después de cualquier tratamiento o intervención; y, de hecho, realizamos un seguimiento del paciente para que así sea.

Como hemos dicho, que sea verano no desfavorece las intervenciones de Cirugía plástica, sino todo lo contrario. Seguir el criterio de expertos en términos de Salud, como lo somos nosotros, es fundamental.

Y si tienes cualquier duda más sobre las Cirugías en verano, contacta con nosotros. ¡Te resolveremos todas las preguntas que tengas!


Un poco de historia en la cirugía plástica

 

historia 

En la página de SECPRE, Sociedad Española de cirugía plástica, reparadora y estética, encontramos este interesante artículo acerca de los servicios de cirugía plástica durante la guerra civil.

Al igual que en la Primera Guerra Mundial se inicia la creación de unidades de Cirugía Plástica en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, en España surgieron los primeros servicios en ambos bandos contendientes durante la Guerra Civil. Los cirujanos militares fueron instruidos por cirujanos extranjeros en los fundamentos de la especialidad, principalmente en las técnicas de tratamiento de quemaduras y heridas, y finalmente se establecieron tres unidades de Cirugía Plástica en San Sebastián, Barcelona y Albacete.

El capitán Sánchez Galindo visitó prestigiosos servicios en el extranjero, sobre todo en Estados Unidos, y a su regreso organizó el primer equipo específico de Cirugía Plástica en el Hospital General Mola de San Sebastián. Dos años más tarde, en 1940 y tras finalizar la guerra, se creó el primer servicio de Cirugía Plástica en el Hospital Central Militar Gómez Ulla de Madrid, donde se desarrollaron, además, los primeros cursos de especialización destinados a seguir formando a cirujanos plásticos.

Casi simultáneamente, la Cruz Roja Española puso en marcha otros servicios de Cirugía Plástica en Valencia, Madrid, Barcelona y Sevilla, iniciativa que continuó posteriormente en numerosos hospitales provinciales.

Es en esta época cuando comienza también el acercamiento de la Cirugía Plástica a la Universidad. Varias cátedras de Patología Quirúrgica comienzan a acoger a cirujanos plásticos, de forma que muchos de los servicios antes creados pasan a constituir servicios universitarios de Cirugía Plástica.

Algo más tarde, en 1955, la Cirugía Plástica es reconocida oficialmente en la Ley de Especialidades y, a partir de 1965, coincidiendo con el mayor desarrollo económico del país, la Seguridad Social incluye en su red hospitalaria departamentos, servicios y secciones de Cirugía Plástica, algunos de ellos dotados con Unidades de Quemados o equipos específicos de Cirugía de la Mano.

Nacimiento de la Cirugía Estética

Durante la segunda mitad del siglo XX, España pasa de ser una sociedad casi exclusivamente agraria a otra de desarrollo industrial, con un pujante sector de servicios. El aumento del nivel socioeconómico, junto con la expansión de los medios de comunicación, propician que los ciudadanos reclamen una asistencia sanitaria de calidad, cada vez más especializada, que garantice, entre otras cosas, la mejor reparación de sus lesiones adquiridas o congénitas.

Paralelamente a este aumento del nivel socioeconómico y sanitario, crece la preocupación general por la imagen corporal, por lo que se comienzan a aplicar los avances en los distintos ámbitos de la Cirugía Reparadora a una serie de pacientes con un fin principalmente estético.

Así es como esta vertiente de la especialidad, la Cirugía Estética, empieza a ser practicada y desarrollada por los cirujanos plásticos hasta llegar al año 2003, cuando el Ministerio de Sanidad aprueba un nuevo cambio de denominación de la especialidad a Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, puesto que la Estética se revela ya como una parte integrante esencial de la misma.

Las unidades actuales

Actualmente los equipos de Cirugía Plástica se constituyen en departamentos, servicios, secciones y unidades, según el volumen y demanda de servicios de cada centro. Los grandes acogen a médicos internos residentes (MIR) para formarse en la especialidad, tanto en su vertiente Reparadora como en la Estética.

Otra tendencia en los grandes servicios de Cirugía Plástica tiene que ver con el interés en trabajar en áreas específicas constituidas en secciones o unidades. En algunas de ellas participan profesionales de otras especialidades, formando un grupo interdisciplinar que ofrece al paciente una atención integral más cómoda, rápida y efectiva.

Un ejemplo de ello son las unidades de Cirugía de la Mama, que suelen agrupar a cirujanos generales, ginecólogos, cirujanos plásticos, radiólogos, patólogos y oncólogos, o las unidades de Fisurados, en las que habitualmente participan cirujanos plásticos, ortodoncistas, logopedas, otorrinolaringólogos y psicólogos.

 

Fuente: Libro Blanco de Cirugía Plástica. Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Año 2004.

 


Invierno, un buen momento para la Cirugía Plástica.

inviernoDefinitivamente las estaciones del año lo determinan todo: la ropa, la comida, las vacaciones, la rutina y hasta el momento ideal para hacerse una cirugía plástica. Y es que el invierno cuenta con una serie de características que juegan a favor de un post operatorio quirúrgico. 

Un tema de confort. Algunas cirugías plásticas requieren que durante el post operatorio el paciente lleve vendajes o fajas. El frío hace más llevadero el uso de las mismas y además la ropa de invierno permite disimularlas mejor. Por otra parte el clima frío y lluvioso se presta más para quedarse en casa reposando.

El sol no es tan fuerte. El sol puede ser un verdadero enemigo a la hora de cicatrizar y curar. La exposición al sol puede ser un factor que ralentice el proceso de recuperación.Es por ello que otoño e invierno son los mejores meses para recuperarse de una cirugía plástica, sobre todo las cirugías faciales.

El factor sorpresa estará a tu favor. Por todo lo comentado anteriormente: el poder vestirnos con varias capas y el clima ideal para estar en casa, permite al paciente gozar de un post operatorio bastante discreto.

Si estás pensando en hacerte una cirugía plástica, aprovecha estos meses de frío. Has clic aquí , en Sants Institut te orientaremos con cualquier información que necesites.


La Abdominoplastia después de embarazo

Durante los meses del embarazo y el proceso de parto el cuerpo de la mujer sufre importantes cambios que posteriormente dejarán huellas en su cuerpo. Son muchos los factores que dictaminan estos cambios: kilos ganados durante el embarazo, tipo de parto, genética, tamaño del bebé (o la barriga)…etc.

La zona del abdomen es por lo general la que más sufre durante el embarazo, dejando muchas veces piel sobrante e incluso grasa localizada. Para ello existen procedimientos de cirugía plástica como la abdominoplastia, o cirugía abdominal, que permiten reconstruir la zona del abdomen.

La Abdominoplastia o cirugía del abdomen consiste en estirar la piel sobrante y la pared abdominal para poder tensar la piel floja o los músculos abdominales laxos. Además la abdominoplastia permite también remover cicatrices y estrías que aparecen después del embarazo.

Después del parto ¿Cuándo se puede hacer una abdominoplastia o cirugía de abdomen?

mi-hermana-y-sobrina_24726291- Primero que nada es importante que la mujer tenga claro que si después del embarazo se realiza una abdominoplastia, deberá esperar un año antes de volver a buscar otro bebé.

2- No puede estar amantando. Una vez que deje de amantar deberá esperar al menos un mes antes de someterse a una abdominoplastia.

3- Si la mujer a dado a luz, aunque no de pecho, debe esperar al menos 8 meses para realizarse la cirugía.

Es importante consultar al médico antes de tomar la decisión ya que este orientará a la paciente acerca del momento más adecuado para realizarse la abdominoplastia.

Si quieres más información o concertar una cita haz clic aquí.


Cómo eliminar las bolsas bajo los ojos

shutterstock_165385919

En algunas personas se puede observar como aparecen una especie de bolsa bajo los ojos que afea y envejece a la persona. Comúnmente estas aparecen a partir de los 35 años, tanto en hombres como mujeres. Las razones pueden ser diversas: Retención de líquido, acumulación de tejido adiposo, herencia y edad.

Existen ocasiones muy puntuales es la cuales las bolsas aparecen de manera transitoria, es decir, como resultado de una retención de líquido importante, falta de sueño o cansancio acumulado. Para estos casos se puede apelar a métodos no invasivos como el maquillaje o cremas especiales para disimular las bolsas bajo los ojos.

En el caso de personas que lucen bolsas bajo los ojos de manera permanente, lo más recomendable y efectivo es la cirugía de párpados, Blefaroplastia.

La blefaroplastia puede ser realizada en el párpado superior o inferior, esta última es la que se realiza para eliminar las bolsas de los ojos. Consiste, en este caso, en extraer la grasa y el exceso de piel del párpado inferior lo que ayuda despejar la mirada otorgándole un look rejuvenecido y fresco que permanecerá por años.


Cirugía Facial, cuestión de armonía y autoestima.

 

shutterstock_174677285A diferencia de otras partes de nuestro cuerpo al rostro no le podemos ocultar, es por eso que a muchas personas les resulta muy incómodo cuando sienten que alguna parte de su rostro no armoniza con el resto. Más allá de un tema estético, este tipo de defectos se transforma  en un tema de autoestima para el paciente y en algunos casos puede incluso generar ciertos traumas relacionados con la falta de aceptación que sufre la persona consigo misma.

Afortunadamente hoy en día contamos con métodos quirúrgicos tan avanzados e innovadores que hace que los tratamientos de cirugía estética resulten menos invasivos, menos agresivos e incluso más accesibles para los pacientes.

Entre las cirugías del rostro más comunes encontramos:

Cirugía de párpados o Blefaroplastia, la cual corrige la caída de los párpados superiores y las bolsas de los ojos.

Cirugía de nariz o Rinoplastia, una de las más populares en España, la cual busca que está armonice con el rostro bien sea aumentando o reduciendo su tamaño así como también replanteando su forma.

Cirugía de mentón o Mentoplastia sirve para que el mentón armonice con el rostro bien se a través de su aumento o reducción.

Cirugía de las orejas u Otoplastia, con este procedimiento se puede reducir el tamañ de las orejas, cambiar la forma e incluso hacerlas más asimétricas si entre ellas se observa diferencia.

Bien sea uno o más procedimientos quirúrgicos que un paciente requiera todo se reduce a que este se sienta feliz al ver su rostro en el espejo. Que un paciente que recobre su autoestima es el mejor resultado que una cirugía puede tener. 

 


A ellos también les va la cirugía estética

shutterstock_70802401La cirugía estética avanza a un paso vertiginoso, cada vez son más las tecnologías que se suman y abren el abanico de ofertas y soluciones a nivel estético.  Por lo general son las mujeres quienes más demandan este tipo de procedimientos pues históricamente siempre han estado muy consientes de su aspecto. Sin embargo desde hace unos años para acá le demanda de cirugías estéticas por parte de los hombre ha ido aumentando a un ritmo importante.

Los hombres de hoy en día recurren a la cirugía estética para rejuvenecer su rostro, su cuerpo o simplemente para solucionar problemas estéticos que le afecten desde el punto de vista físico y/o emocional.

La ginecomastia, por ejemplo, es un procedimiento que sirve para eliminar el exceso de mamas que sufren algunos  hombres.

La liposucción de abdomen es bastante popular entre la población masculina ya que es una zona, que desde el punto de vista estético, da bastante problemas a los hombres.

La rinoplastia, a la que recurren muchas veces por  problemas en la respiración, se aprovecha también para mejorar la estética de la nariz.

El hombre actual está muy consciente de su aspecto y recurrir a la cirugía estética para arreglar lo que no le gusta de su cuerpo es algo mucho más común de lo que la gente piensa.