Archivo Categorías : Cirugía reparadora


Un poco de historia en la cirugía plástica   Recently updated !

 

historia 

En la página de SECPRE, Sociedad Española de cirugía plástica, reparadora y estética, encontramos este interesante artículo acerca de los servicios de cirugía plástica durante la guerra civil.

Al igual que en la Primera Guerra Mundial se inicia la creación de unidades de Cirugía Plástica en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, en España surgieron los primeros servicios en ambos bandos contendientes durante la Guerra Civil. Los cirujanos militares fueron instruidos por cirujanos extranjeros en los fundamentos de la especialidad, principalmente en las técnicas de tratamiento de quemaduras y heridas, y finalmente se establecieron tres unidades de Cirugía Plástica en San Sebastián, Barcelona y Albacete.

El capitán Sánchez Galindo visitó prestigiosos servicios en el extranjero, sobre todo en Estados Unidos, y a su regreso organizó el primer equipo específico de Cirugía Plástica en el Hospital General Mola de San Sebastián. Dos años más tarde, en 1940 y tras finalizar la guerra, se creó el primer servicio de Cirugía Plástica en el Hospital Central Militar Gómez Ulla de Madrid, donde se desarrollaron, además, los primeros cursos de especialización destinados a seguir formando a cirujanos plásticos.

Casi simultáneamente, la Cruz Roja Española puso en marcha otros servicios de Cirugía Plástica en Valencia, Madrid, Barcelona y Sevilla, iniciativa que continuó posteriormente en numerosos hospitales provinciales.

Es en esta época cuando comienza también el acercamiento de la Cirugía Plástica a la Universidad. Varias cátedras de Patología Quirúrgica comienzan a acoger a cirujanos plásticos, de forma que muchos de los servicios antes creados pasan a constituir servicios universitarios de Cirugía Plástica.

Algo más tarde, en 1955, la Cirugía Plástica es reconocida oficialmente en la Ley de Especialidades y, a partir de 1965, coincidiendo con el mayor desarrollo económico del país, la Seguridad Social incluye en su red hospitalaria departamentos, servicios y secciones de Cirugía Plástica, algunos de ellos dotados con Unidades de Quemados o equipos específicos de Cirugía de la Mano.

Nacimiento de la Cirugía Estética

Durante la segunda mitad del siglo XX, España pasa de ser una sociedad casi exclusivamente agraria a otra de desarrollo industrial, con un pujante sector de servicios. El aumento del nivel socioeconómico, junto con la expansión de los medios de comunicación, propician que los ciudadanos reclamen una asistencia sanitaria de calidad, cada vez más especializada, que garantice, entre otras cosas, la mejor reparación de sus lesiones adquiridas o congénitas.

Paralelamente a este aumento del nivel socioeconómico y sanitario, crece la preocupación general por la imagen corporal, por lo que se comienzan a aplicar los avances en los distintos ámbitos de la Cirugía Reparadora a una serie de pacientes con un fin principalmente estético.

Así es como esta vertiente de la especialidad, la Cirugía Estética, empieza a ser practicada y desarrollada por los cirujanos plásticos hasta llegar al año 2003, cuando el Ministerio de Sanidad aprueba un nuevo cambio de denominación de la especialidad a Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, puesto que la Estética se revela ya como una parte integrante esencial de la misma.

Las unidades actuales

Actualmente los equipos de Cirugía Plástica se constituyen en departamentos, servicios, secciones y unidades, según el volumen y demanda de servicios de cada centro. Los grandes acogen a médicos internos residentes (MIR) para formarse en la especialidad, tanto en su vertiente Reparadora como en la Estética.

Otra tendencia en los grandes servicios de Cirugía Plástica tiene que ver con el interés en trabajar en áreas específicas constituidas en secciones o unidades. En algunas de ellas participan profesionales de otras especialidades, formando un grupo interdisciplinar que ofrece al paciente una atención integral más cómoda, rápida y efectiva.

Un ejemplo de ello son las unidades de Cirugía de la Mama, que suelen agrupar a cirujanos generales, ginecólogos, cirujanos plásticos, radiólogos, patólogos y oncólogos, o las unidades de Fisurados, en las que habitualmente participan cirujanos plásticos, ortodoncistas, logopedas, otorrinolaringólogos y psicólogos.

 

Fuente: Libro Blanco de Cirugía Plástica. Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Año 2004.

 


Invierno, un buen momento para la Cirugía Plástica.

inviernoDefinitivamente las estaciones del año lo determinan todo: la ropa, la comida, las vacaciones, la rutina y hasta el momento ideal para hacerse una cirugía plástica. Y es que el invierno cuenta con una serie de características que juegan a favor de un post operatorio quirúrgico. 

Un tema de confort. Algunas cirugías plásticas requieren que durante el post operatorio el paciente lleve vendajes o fajas. El frío hace más llevadero el uso de las mismas y además la ropa de invierno permite disimularlas mejor. Por otra parte el clima frío y lluvioso se presta más para quedarse en casa reposando.

El sol no es tan fuerte. El sol puede ser un verdadero enemigo a la hora de cicatrizar y curar. La exposición al sol puede ser un factor que ralentice el proceso de recuperación.Es por ello que otoño e invierno son los mejores meses para recuperarse de una cirugía plástica, sobre todo las cirugías faciales.

El factor sorpresa estará a tu favor. Por todo lo comentado anteriormente: el poder vestirnos con varias capas y el clima ideal para estar en casa, permite al paciente gozar de un post operatorio bastante discreto.

Si estás pensando en hacerte una cirugía plástica, aprovecha estos meses de frío. Has clic aquí , en Sants Institut te orientaremos con cualquier información que necesites.


La Abdominoplastia después de embarazo

Durante los meses del embarazo y el proceso de parto el cuerpo de la mujer sufre importantes cambios que posteriormente dejarán huellas en su cuerpo. Son muchos los factores que dictaminan estos cambios: kilos ganados durante el embarazo, tipo de parto, genética, tamaño del bebé (o la barriga)…etc.

La zona del abdomen es por lo general la que más sufre durante el embarazo, dejando muchas veces piel sobrante e incluso grasa localizada. Para ello existen procedimientos de cirugía plástica como la abdominoplastia, o cirugía abdominal, que permiten reconstruir la zona del abdomen.

La Abdominoplastia o cirugía del abdomen consiste en estirar la piel sobrante y la pared abdominal para poder tensar la piel floja o los músculos abdominales laxos. Además la abdominoplastia permite también remover cicatrices y estrías que aparecen después del embarazo.

Después del parto ¿Cuándo se puede hacer una abdominoplastia o cirugía de abdomen?

mi-hermana-y-sobrina_24726291- Primero que nada es importante que la mujer tenga claro que si después del embarazo se realiza una abdominoplastia, deberá esperar un año antes de volver a buscar otro bebé.

2- No puede estar amantando. Una vez que deje de amantar deberá esperar al menos un mes antes de someterse a una abdominoplastia.

3- Si la mujer a dado a luz, aunque no de pecho, debe esperar al menos 8 meses para realizarse la cirugía.

Es importante consultar al médico antes de tomar la decisión ya que este orientará a la paciente acerca del momento más adecuado para realizarse la abdominoplastia.

Si quieres más información o concertar una cita haz clic aquí.


Cómo eliminar las bolsas bajo los ojos

shutterstock_165385919

En algunas personas se puede observar como aparecen una especie de bolsa bajo los ojos que afea y envejece a la persona. Comúnmente estas aparecen a partir de los 35 años, tanto en hombres como mujeres. Las razones pueden ser diversas: Retención de líquido, acumulación de tejido adiposo, herencia y edad.

Existen ocasiones muy puntuales es la cuales las bolsas aparecen de manera transitoria, es decir, como resultado de una retención de líquido importante, falta de sueño o cansancio acumulado. Para estos casos se puede apelar a métodos no invasivos como el maquillaje o cremas especiales para disimular las bolsas bajo los ojos.

En el caso de personas que lucen bolsas bajo los ojos de manera permanente, lo más recomendable y efectivo es la cirugía de párpados, Blefaroplastia.

La blefaroplastia puede ser realizada en el párpado superior o inferior, esta última es la que se realiza para eliminar las bolsas de los ojos. Consiste, en este caso, en extraer la grasa y el exceso de piel del párpado inferior lo que ayuda despejar la mirada otorgándole un look rejuvenecido y fresco que permanecerá por años.


Cirugía Facial, cuestión de armonía y autoestima.

 

shutterstock_174677285A diferencia de otras partes de nuestro cuerpo al rostro no le podemos ocultar, es por eso que a muchas personas les resulta muy incómodo cuando sienten que alguna parte de su rostro no armoniza con el resto. Más allá de un tema estético, este tipo de defectos se transforma  en un tema de autoestima para el paciente y en algunos casos puede incluso generar ciertos traumas relacionados con la falta de aceptación que sufre la persona consigo misma.

Afortunadamente hoy en día contamos con métodos quirúrgicos tan avanzados e innovadores que hace que los tratamientos de cirugía estética resulten menos invasivos, menos agresivos e incluso más accesibles para los pacientes.

Entre las cirugías del rostro más comunes encontramos:

Cirugía de párpados o Blefaroplastia, la cual corrige la caída de los párpados superiores y las bolsas de los ojos.

Cirugía de nariz o Rinoplastia, una de las más populares en España, la cual busca que está armonice con el rostro bien sea aumentando o reduciendo su tamaño así como también replanteando su forma.

Cirugía de mentón o Mentoplastia sirve para que el mentón armonice con el rostro bien se a través de su aumento o reducción.

Cirugía de las orejas u Otoplastia, con este procedimiento se puede reducir el tamañ de las orejas, cambiar la forma e incluso hacerlas más asimétricas si entre ellas se observa diferencia.

Bien sea uno o más procedimientos quirúrgicos que un paciente requiera todo se reduce a que este se sienta feliz al ver su rostro en el espejo. Que un paciente que recobre su autoestima es el mejor resultado que una cirugía puede tener. 

 


A ellos también les va la cirugía estética

shutterstock_70802401La cirugía estética avanza a un paso vertiginoso, cada vez son más las tecnologías que se suman y abren el abanico de ofertas y soluciones a nivel estético.  Por lo general son las mujeres quienes más demandan este tipo de procedimientos pues históricamente siempre han estado muy consientes de su aspecto. Sin embargo desde hace unos años para acá le demanda de cirugías estéticas por parte de los hombre ha ido aumentando a un ritmo importante.

Los hombres de hoy en día recurren a la cirugía estética para rejuvenecer su rostro, su cuerpo o simplemente para solucionar problemas estéticos que le afecten desde el punto de vista físico y/o emocional.

La ginecomastia, por ejemplo, es un procedimiento que sirve para eliminar el exceso de mamas que sufren algunos  hombres.

La liposucción de abdomen es bastante popular entre la población masculina ya que es una zona, que desde el punto de vista estético, da bastante problemas a los hombres.

La rinoplastia, a la que recurren muchas veces por  problemas en la respiración, se aprovecha también para mejorar la estética de la nariz.

El hombre actual está muy consciente de su aspecto y recurrir a la cirugía estética para arreglar lo que no le gusta de su cuerpo es algo mucho más común de lo que la gente piensa.


¿Qué es la cirugía reparadora o reconstructiva?

Cuando pensamos que queremos una nariz más estilizada o unos pechos más voluptuosos para sentirnos guapas, recurrimos a lo que se llama cirugía estética. Aunque no se trate de un tema de salud física directamente, la cirugía estética puede ayudar a mejorar la apariencia de una persona y por lo tanto aumentar su autoestima (¡tan necesario para la salud mental!).

Ahora bien, cuando hablamos de cirugía reparadora o reconstructiva estamos haciendo referencia a una cirugía que busca recomponer o reparar partes del cuerpo que han sido afectadas por una enfermedad, accidente u otra causa como puede ser una importante pérdida de peso corporal, lo que suele dejar un exceso de piel en brazos, piernas, abdomen, etc.shutterstock_121910365

¿Qué tipo de cirugía sirve para eliminar los excesos de piel?

Cuando una persona se somete a una dieta o régimen que le hace perder muchos kilos parece casi inevitable que queden excesos de piel. Obviamente estamos hablando de una importante cantidad de kilos, personas con mucho sobrepeso u obesidad. Esta piel sobrante o ¨colgajos¨ se puede eliminar mediante una cirugía reconstructiva o reparadora llamada Lifting.

Para los que los pacientes han perdido mucho peso, Sants Institut ofrece liftings destinados a las diferentes zonas del cuerpo:

El Lifting crural sirve para mejorar el aspecto de las extremidades inferiores y se realiza por medio de la eliminación de la piel y el tejido adiposo sobrante; lo que permite recuperar y estilizar la figura. Para las extremidades superiores se usa la técnica de Lifting branquial o braquioplastia que ayuda a eliminar los excesos de piel en brazos.

Este tipo de procedimientos no solo trata un tema estético, los colgajos de piel que resultan de una pérdida muy importante de peso no solamente son poco estéticos sino que incomodan a la persona.

Si deseas más información o crees que podemos ayudarte, por favor ponte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.


Dermolipectomía para eliminar el exceso de grasa abdominal

La dermolipectomía es una cirugía que está indicada para eliminar el exceso de grasa que hay a nivel abdominal, sobre todo en pacientes que han sufrido un adelgazamiento importante después de una dieta, después de un periodo de adelgazamiento reglado por un endocrino o por un periodo de ejercicio.

Cuando una persona es obesa y pierde peso, normalmente la piel tiene una capacidad de retracción relativa y a partir de ese nivel, la piel ya no se puede retraer. Entonces, el abdomen que queda, queda colgando por encima de lo que es la zona pubial, tanto en el hombre como en la mujer. Las indicaciones principales de la dermolipectomía es en pacientes que han tenido una obesidad y han sufrido un adelgazamiento. Los pacientes que mejores resultados obtendrán en una dermolipectomía son aquellos que están en su peso ideal o en no más del 15%por encima de su peso ideal.

blog_hidro

Hay varios tipos de dermolipectomías; existe la mini-dermolipectomía, que es solamente para eliminar en pacientes delgadas un exceso de piel que queda normalmente después de los embarazos. Son pacientes que después de tener un primer hijo o varios hijos, a parte de la cantidad de grasa o de piel que queda colgando por la distensión propia de esos embarazos, presentan una diástasis de rectos, es decir; los dos músculos rectos abdominales se separan en la línea media y no vuelven a la posición original previa a antes de quedar embarazadas. Entonces aparece una barriga globulosa con más o menos exceso de grasa, dependiendo de la mujer. En estos casos lo que se hace es una dermolipectomía, cambiando el ombligo de sitio o dejándolo en su sitio, y estirando toda la piel del abdomen que sobra, resecándola y haciendo una aplicatura de los rectos, que es volver a colocarlos en la posición tensa que tenían de manera inicial antes de los embarazos. La cicatriz que se suele dejar en el ombligo se coloca para que quede en la parte más interna y lo más disimulada posible.

Otro tipo de dermolipectomía es aquel indicado para pacientes obesos que han adelgazado y que están en su peso o sólo un 15% por encima, y tienen un exceso de piel y grasa sobre todo a nivel infraumbilical (por debajo del ombligo). La técnica que se realiza en estos casos es exactamente la misma; la eliminación de todo el faldón abdominal de piel y grasa que sobra con una incisión que se coloca justo encima del nacimiento del pelo del pubis y va hacia las dos crestas ilíacas al lateral, de tal manera que la incisión queda escondida debajo de la ropa interior para que no se vea.

Ésta también es una cirugía que suele hacerse con mucha frecuencia en lo que se denomina “secuelas de obesidad mórbida”, es decir, personas que han tenido una obesidad mórbida y se han sometido a operaciones de by-pass gástrico o banda gástrica, personas que podían pesar 120-140kg y después de esta operación han conseguido pesar 65-70kg. La capacidad de retracción de la piel en estas personas no es suficiente para colocar todos los tejidos donde estaban originalmente antes de engordar, de tal manera que hay un descolgamiento muy importante de la piel y de todo el tejido graso que queda. En estos pacientes, la dermolipectomía es una solución muy buena para eliminar todo el exceso de grasa y de piel abdominal que les ha quedado. En todos estos pacientes, se hace también la aplicatura de rectos abdominales, que es la misma técnica que se hace en el caso de las mujeres embarazadas.

Personas que se han hecho una liposucción pueden necesitar una dermolipectomía si se ha extirpado demasiada grasa y la piel no ha sido capaz de retraerse y volver a su condición natural, quedando colgando.Podríamos decir que es como una bolsa llena de grasa que se vacía pero la bolsa queda con pliegues, esos pliegues se manifiestan en un faldón abdominal. De tal manera que la solución es realizar una dermolipectomía o si es poca cantidad, una mini-dermolipectomía, eliminando el exceso de piel  y grasa que queda por encima del pubis (en este caso no se hace ninguna incisión a nivel del ombligo) y ocultando la cicatriz para que quede disimulada bajo la ropa interior.

La abdominoplastia y la dermolipectomía son lo mismo. Encontramos la abdominoplastia clásica y la mini-abdominoplastia. La abdominoplastia clásica es la estándar, en la que se levanta todo el abdomen (grasa y piel) desde el nacimiento de la piel del pubis hasta la xifoides para hacer la aplicatura de rectos y resecar todo el tejido que sobra. Y en la mini-abdominoplastia sólo se reseca la piel y grasa que sobra por debajo del ombligo.

Es importante diferenciar entre lo que es una persona que necesita una abdominoplastia por exceso de piel y grasa y lo que llamamos abdomen globuloso, donde el contenido y el exceso de grasa está dentro del abdomen (intraabdominal) y que conocemos como “barriga cervecera”. Son pacientes que están más o menos en su peso ideal, son delgados, pero que al hacer un pitching test y tirar de la grasa y la barriga, observamos que no hay un exceso pero sí una distensión de todo lo que es el abdomen a costa del contenido intraabdominal. Eso es porque dentro, alrededor de los intestinos, hay una acumulación muy importante de grasa que no se manifiesta a nivel exterior. En estos casos, no está indicado realizar una dermolipectomía.

La dermolipectomía es una de las operaciones más demandas y cada vez está más demandada para el tratamiento de la obesidad mórbida.

Es una cirugía mayor que se aplica con anestesia general y que implica una serie de condicionantes para llevarla a cabo. Ha de hacerse en una clínica habilitada con un cirujano plástico titulado y con experiencia y puede tener una duración de 3-4h dependiendo del paciente, y normalmente implica dos días de ingreso como mínimo.

Si te identificas con alguno de los casos que hemos contado y crees que la dermolipectomía es la cirugía que necesitas, contacta con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.


¡Siéntete fenomenal disfrutando de tu cuerpo!

¿Te entristece no lucir escote? ¿Acomplejada/o con tus orejas? ¿Cansada/o de unos brazos flácidos? ¿Harta/o de tu barriga? ¿Tu cuerpo te disgusta?

En este post te ayudamos a identificar qué tipo de cirugía necesitas según la parte de tu cuerpo que te gustaría modificar.

  • Cirugía de senos: unos pechos pequeños, grandes, asimétricos o caídos o unos pezones y unas aerolas grandes.
  • Abdominoplastia: un abdomen con grasa que no desaparece con dieta o ejercicio o un abdomen flácido por haber perdido mucho peso.
  • Liposucción: modelar tu cuerpo y librarte de la grasa acumulada en zonas concretas que no desaparece con una alimentación sana combinada con deporte.
  • Rinoplastia: una nariz grande, pequeña, con unas narinas grandes, una punta sin refinar y un ángulo entre la nariz y el labio superior que no te gusta.
  • Otoplastia: unas “orejas de soplillo”, pequeñas y sin arrugas naturales, con lóbulos grandes, estirados o con pliegues.
  • Blefaroplastia: unos párpados caídos o con bolsas, que deslucen y envejecen la expresión de tu rostro.
  • Mentoplastia: un mentón poco definido, excesivamente prominenete o asimétrico.
  • Lifting cervico-facial: arrugas en el rostro o en el cuello o aparición de papada que te dan una apariencia envejecida.

Con la cirugía estética di adiós a los complejos y empieza a disfrutar de tu cuerpo. Si te sientes identificado/a con alguna de estas preocupaciones, no lo dudes, ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con el especialista pertinente.


Cirugía tras sufrir obesidad

La obesidad se ha convertido en uno de los grandes problemas de este siglo: el número de personas obesas o con sobrepeso aumenta de manera preocupante tanto en España como en el resto del mundo. Aumentan los casos de obesidad pero también las formas de luchar contra ella, empezando por una educación alimentaria desde las escuelas y terminando por las soluciones médicas a esta pandemia.

La cirugía plástica contra la obesidad es un ejemplo. Se realiza a los enfermos de obesidad mórbida para conseguir grandes pérdidas de peso de entre 40 y 80 kilos. La más habitual y conocida es el by pass gástrico, es decir, una reducción del estómago.

Pero las grandes pérdidas de peso conllevan también efectos secundarios, sobre todo desde el punto de vista estético: es muy habitual que los tejidos se descuelguen y se produzcan deformaciones cutáneas. Con lo cual, aunque el paciente se sentirá muy satisfecho ante la enorme pérdida de peso, se plantea un nuevo problema estético que la cirugía puede solucionar.

Para eso sirve la cirugía reconstructiva, para que el paciente recupere una figura armónica, una operación que aumenta notablemente la autoestima de la persona.

¿En qué consiste?

Las mamas, el abdomen, los brazos, la cara interna de los muslos y los brazos son las zonas más intervenidas. La operación consiste en extirpar los faldones de la piel y grasa que se han producido tras la severa pérdida de peso. En las mamas, el problema es que se encuentran vacías y descolgadas, con lo que, en este caso, sesubirán, y en ocasiones, es necesario implantar una prótesis.

Se trata de una operación larga porque todas las suturas se realizan por dentro de la piel para que las cicatrices se noten lo menos posible.

Porque se trata de una operación importante y porque sus resultados deben ser los mejores, es fundamental elegir un buen cirujano y un centro, preferiblemente siempre un hospital, donde garanticen la mejor atención y que disponga de los medios necesarios ante cualquier conplicación. Como es el caso de la Centro Médico Sants Institut, que cuenta con una Unidad de Obesidad, que incluye cirugía reconstructiva.

Sin duda, estas cirugías han mejorado la vida de numerosas personas con problemas de obesidad, pero hay que incidir en una buena educación alimentaria desde la infancia para evitar adultos obesos y volver a la dieta mediterránea que en muchas familias se ha perdido. La semana pasada, la dieta mediterránea fue designada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, un buen comienzo y una excusa perfecta para recuperarla.